10 recomendaciones para gestionar las visitas tras dar a luz (Parte I)

Cuando se acerca la hora de dar a luz, una de las cosas que sabemos que van a ocurrir, y además habitualmente, queremos que ocurran, son las visitas. Pero queremos que ocurran de forma ordenada y sin dejar de respetar nuestras decisiones y necesidades.

Por supuesto a todas nos gusta que nos pregunten como estamos, que se preocupen de nosotras y de nuestro bebé, y además tenemos metido en la cabeza que no debemos “quedar mal” socialmente hablando.

Pero claro, en esos momentos lo último que nos apetece es estar “disponibles”, decentes y encantadoras. Lo que nos apetece es descansar, y estar con nuestro bebé, que por cierto también ha tenido su trabajo de parto y también necesita descansar.

Por eso os traigo estas recomendaciones que seguro os van a ayudar a la hora de las visitas:multitud simpsons ps

1- Anticipa a familiares y amigos:

Antes del parto, puedes ir dejando claro tanto a amigos íntimos como a familiares lo que quieres y lo que no quieres, y asegúrate de que ellos lo entienden. Además puedes pedirles que se encarguen de transmitir tus deseos al resto de posibles visitas.

2- Decide previamente quien quieres que vaya al hospital y quien a casa:

Seguramente no te guste recibir en el hospital a “tu tía la del pueblo” que va a venir a pasar la tarde y a apretar los mofletes de tu bebé sin dejar de hablar… Para evitar esto, lo que puedes hacer, es no decir que has dado a luz nada más que a los más allegados, y ya una vez estés en casa avisar al resto.

3- No más de 2-3 personas:

Tanto en el hospital como en casa pide que no haya más de 2-3 personas a la vez, así evitarás agobios y ambientes cargados. Además evitarás que se formen grupitos de charla y que se tiren todo el día de cháchara.

4- Avisar antes de visitar:

Una buena forma de controlar la llegada masiva de visitas, es pidiendo que antes de aparecer, te avisen, bueno no que te avisen, si no que te “pidan permiso”. Y si no te apetece, o sabes que habrá más gente, no dudes en explicar que no es el mejor momento, y que en cuanto tengas un rato para ellos, tú les avisas.

5- No ejerzas de anfitriona:

Sobre todo en casa, ya que en el hospital poco tienes que ofrecer… No deberías preocuparte de tener refrescos en la nevera, o patatitas para las visitas, ni café recién hecho. Preocúpate de tu bebé y de tí misma. Si alguien quiere tomar algo en tu casa que lo traiga, o mejor que no traiga nada así la visita se reduce en el tiempo. La visita se supone que viene a acompañarte en ese momento tan especial que estás viviendo, no debe venir a pasar la tarde.

 

Estas son las primeras 5 recomendaciones, puedes leer las 5 siguientes aqui. Si se te ocurre alguna más, no dudes en comentarla.

Y no olvides que puedes suscribirte al blog para no perderte nada

Compartir es Vivir:

¿Estás de acuerdo? ¿No lo estás? ¿Qué opinas?