Atenea

atenea atenasATENEA:

En la mitología griega, Atenea es la diosa de la guerra, civilización, sabiduría, estrategia, de las artes, de la justicia y de la habilidad. Una de las principales divinidades del panteón griego y una de los doce dioses olímpicos.

IRIA:

Según la tradición nórdica, Iria fue una guerrera celta.

Pues bien, esto son los dos nombres que nos han traído de cabeza, Atenea e Iria, Iria y Atenea, hicimos un poco de sondeo con los más allegados, y la verdad que ganaba Iria.

atenea caballeros zodiaco

Atenea, normalmente les sorprendía, a otros no les terminaba de convencer, y a unos pocos les encantó, esos pocos han coindicido en que es un nombre con mucha fuerza, que sería una guerrera etc, y la verdad, es que el nombre de Atenea no deja indiferente a nadie, es de esas cosas que, o te gusta mucho o no te gusta nada. Supongo que habréis entendido que nos hemos decantado por ATENEA no? jeje.

Creo que lo teníamos claro desde el principio, es más, nos gustaba a los dos antes incluso de saber que Lucas sería un niño. Pero no se muy bien en que momento, el nombre de Iria se cruzó en nuestro camino y  nos hizo “flojear” jeje. Y reconozco que hubo una temporada que estabamos seguros que iba a ser Iria, pero Atenea, cual Ave Fénix, resurgió de sus cenizas y acabó con la pobre guerrera celta llamada Iria. 😉

En fin, simplemente era para haceros saber nuestra decisión, que aunque está tomada hace tiempo no habiamos tenido oportunidad de contarlo en el blog.

sara laredo

¿Que opináis?

Y si no quieres perderte nada, no te olvides de suscribirte al blog

Confirmado que es garbancitAAAA!!!

Después del “post-calentón” de José del otro día… vamos a intentar calmar un poco las aguas…

eco 20 semanas

Hoy hemos estado en el hospital haciendo la eco de las 20 semanas, y realmente íbamos de uñas, debido al mal-trato recibido en la eco del primer trimestre: malas caras, nada de información, lo que decía la gine no era lo que luego ponía en el informe (la gine “cantó” -placenta posterior- y en el informe pone -placenta anterior-), a José no le dejaron acercarse a ver la eco, no nos pusieron para que escucháramos el latido, etc. Bueno son cosas que quizás  no son importantes, pero en ese momento, lo que necesitas es que te mimen, que no te separen de tu acompañante, que te den información, en definitiva que te traten como una persona y no como ganado.

Pues volviendo al día de hoy, hemos entrado a la consulta del gine de uñas, la verdad, y al entrar nos hemos encontrado con un gine, que de entrada estaba sonriendo y nos ha dado los buenos días (sorprende que nos sorprenda, sí, pero es que la otra cayo malayo fue….) y nos da los resultados del triple screening, y nos informa del resto de pruebas que harán durante el embarazo. Le dicen a José que la eco es un poco larga y que espere hasta que le avise.

Empieza el meneito, con los empujones y apretones con el cacharrito del ecógrafo, y me explica que no me preocupe que es para que se mueva un poco el bebé para poder hacer todas las mediciones. Termina y le dice a José que se acerque, nos lo explica todo: la cabeza, los bracitos, las piernas, columna, estómago, corazón (con su latido) y dice… “¿queréis saber el sexo?”, y contestamos al unísono: siii (pensando: dilo ya dilo yaaaa!!!) y nos dice ese señor tan majete con barba: es una NIÑA!! que hay que confirmarlo en la próxima eco, pero que está bastante claro.

Asi que sí!! El garbancito acaba de pasar a ser garbancitA, y su padre y yo encantados de la vida.

Ahora estamos con el debate del nombre, pero esta tarde le hemos preguntado a Lucas, le hemos dado los dos nombres que barajamos y se ha decantado claramente por uno… Creo que mañana seguiremos con el debate, aunque no va a durar mucho porque yo ya quiero llamarla por su nombre.

Y así terminamos el día de hoy, muy contentos, con muy buen sabor de boca de la consulta de la eco y seguramente soñaremos con esos dos nombres que nos rondan la cabeza jeje

Un beso!!

El papá que amamanta, ESO NO EH??

rober de niro teta

Ayer ví por segunda vez el documental “Las caras de la maternidad”, lo volvieron a poner en “Documentos TV” debido a que el 26 de junio recibió el Premio Nacional Alares 2013.

Es un documental que tal y como explican en la web de rtve.es aborda esta experiencia vital, que es la maternidad, a través de los testimonios de doce familias. Es curioso ver las grandes diferencias de percepción que existen en cada familia.

Recuerdo que la primera vez que lo vi me indigné bastante, ya que el porcentaje de familias que defendía a capa y espada y con argumentos la lactancia materna, el apego, el respeto al niño, no era el que me hubiese gustado ver. Y me hubiese encantado escribirlo en un blog, pero por aquel entonces todavía no existía Aúpale, pero hoy… jijiji. Ayer según lo estaba viendo reviví aquellas sensaciones, pero no me indignó tanto como recordaba, ¿será que la experiencia me permite tomarme las cosas con más calma?, Lucas ya lleva 35 meses mamando y creo que se ve todo de otra forma.

La indignación en este caso, vino cuando en el minuto 27′ 14”, Guillermo, parte de la pareja formada por Guillermo y Rosa (Pediatra) comenta que una de las razones por las que le dan biberón, a su hija Julia de 2 meses, es porque así él, el padre, puede colaborar en la alimentación del bebé. Decía así: Hombre yo prefiero que sea mixta, también te gusta participar a tí, porque si solo es de la teta, tú miras pero no participas”

Pero…. por favooooor!!! Otra vez este rollo!!! Otra vez esta mentiraaa!!

Pero ¡¡¿quién mete a las familias, y en concreto a los padres, esta idea absurda de que si no se dan biberones, el padre no colabora en la crianza de los hijos??!! Habrá alguno que diga que no hablan de la crianza pero sí de la alimentación, y yo contesto que a partir de los 6 meses, 6 MESES, la lactancia se complementa con la “alimentación complementaria” (valga la redundancia) y entonces sí que podrás colaborar en la alimentación de tus hijos. Además de que durante la lactancia materna, también puedes!

De esta reflexión me surgen una serie de preguntas para esos padres que defienden los biberones, para así colaborar y participar en la alimentación de los bebés:

1. En caso de que a tu pareja, la madre de tu bebé, durante el parto, le hayan hecho una episiotomía o haya sufrido un desgarro, para colaborar y participar en el parto de tu bebé, ¿porqué no coges un bisturí… y ya sabes…? A CORTAR!

Eso no, eh?

2. Y si por lo que sea, no ha habido episiotomía o desgarro, pero sí una cesárea (necesaria o inne-cesárea), y le han cortado, la piel, la grasa, la musculatura abdominal, útero…, ¿porqué no coges un bisturí… y ya sabes…? A CORTAR!

Eso no, eh?

3. Algo menos “gore”, ¿porqué no te cuelgas una mochila a la altura de tu abdomen y le vas cargando peso poco a poco, según van pasando las semanas de embarazo de ella, hasta llegar al punto que no puedas dormir boca abajo?

Eso no, eh?

4. Durante la dilatación y las contracciones de parto, ¿porqué no te colocas un electro-estimulador-muscular a máxima potencia alrededor de tu abdomen y que suelte la descarga durante horas cada pocos minutos e incluso segundos?

Eso  no, eh?

5. Por último (se me ocurren más, pero creo que ya está clara la idea) mejorando la anterior, no se si conocéis a la Tribu Huichol, habitan el oeste central de México en la Sierra Madre Occidental, y una peculiaridad que tienen es la que véis en la imagen, y la describe A. GELTY, en “La Diosa. Madre de la naturaleza viviente” así:

“El acto de parir, ya se trate de un hijo, una idea o una obra de arte, va siempre acompañado de dolor. Los indios huicholes piensan que la pareja de la mujer debe compartir el dolor y el placer de dar a luz, por eso, mientras ella está de parto, el marido se sienta en las vigas situadas sobre su cabeza con una cuerda atada a los testículos. Cada vez que tiene una contracción, la parturienta tira de la cuerda. Al final, el marido siente tanta alegría por el nacimiento del niño como la mujer ¡O incluso más! Esta costumbre de compartir los dolores del parto, en la que el hombre mantiene una actitud simpática de empollamiento ante la llegada del hijo, está extendida entre muchos nativos.”

tribu huichol

¿Porqué no haces lo que los maridos huicholes?

Eso no, eh?

Estos huicholes, a pesar de compartir y participar en el dolor del parto, NO dan biberones para compartir y participar en la alimentación de sus hijos, y creo que en su caso, no habría tanto que reprochar, no…?

Cuando las cosas nos hacen daño a nosotros no, pero cuando, aunque no sea lo mejor para nuestros hijos, satisfaga nuestro egoismo…

Eso sí, eh?

En un próximo post os explicaré como entiendo yo la colaboración y la participación del padre en la lactancia materna. Cuando hablo de colaboración y participación, me refiero de forma activa, no dando ánimos, ni apoyando emocionalmente, etc, que también, por supuesto.

Jose Aúpale, un papá que sí colaboró, participó, colabora y participa en la alimentación de su hijo, sin necesidad de biberón.

Y si no quieres perderte nada, no te olvides de suscribirte al blog

10 recomendaciones para gestionar las visitas tras dar a luz. (Parte II)

Después de leer las 5 primeras recomendaciones, os traigo las restantes:

multitud simpsons ps

6- La intimidad de tu parto:

Si te preguntan por el parto, no te sientas obligada a dar todo lujo de detalles si no quieres, si prefieres no recordar momentos malos, óbvialos, siempre puedes decir que todo ha ido bien. Además enseguida habrá alguien que empiece a hablar de su parto dando los detalles más escabrosos, quizás sea un buen momento para escaparte al cuarto de baño.

(Edito: Releyendo la recomendación 6, da la impresión de que todos los partos son malos, que todos los partos tienen “momentos malos” y no es así. Pero desgraciadamente, la inmensa mayoría de los partos sí lo son. Hay madres que querían un parto instrumentalizado, el famoso “a mi que me lo saquen” y lo tuvieron (deacuerdo o no, pero respetable). Por otro lado existen mujeres que desean un parto natural, no instrumentalizado ni intervenido, y lo lo consiguen. Pero, existe un porcentaje de mamás, que deseaban un tipo de parto, o realmente no sabían que deseaban en su parto, pero SÍ que tenían claro que es lo que no querían, y eso que no querían o esperaban tener es el aniñamiento, es el mal-trato, es la indefensión, la falta de tacto (que no de tactos), falta de información, etc etc. Y por una razón u otra se ha encontrado con todo ello, y NO le ha gustado, pues es para esas mujeres a quien va dirigida esta recomendación.)

7- El bebé con su madre:

Es para todos conocida la imagen del recién nacido pasando de mano en mano, “¿puedo cogerle?”, “¡yo todavía no le he cogido!”, “¿toma, Fulanita, cógele, mira que cosita más linda?. Mientras su madre con media sonrisa, observa la situación, sin hacerle ninguna gracia  y deseando que le devuelvan a su bebé y que le dejen en paz. Tienes dos opciones: la primera, muy diplomáticamente decir que por favor no le cojan que está agotado y le ha costado un poco dormirse y no quieres que se despierte. Y la segunda: plantarte y decir que se acabó!! Pero si la situación que se está dando no te gusta, no te lo calles, porque el bebé donde quiere estar es contigo, y tú con él.

8- Ayuda en las tareas de casa:

Si alguien te ofrece ayuda, no dudes en aceptarla, piensa que si una amiga, tu padre, tu pareja o tu abuela, se ofrece a poner una lavadora, es un tiempo que tú puedes aprovechar para estar con tu bebé, para darte una ducha, para dormir un poco o para cualquier otra cosa que se te ocurra y que nadie puede hacer por ti.

9- Olvídate de los “opinólogos”:

Desgraciadamente, tooooodo el mundo te va  dar su opinión sobre cualquier cosa que hagas, digas o pienses. “Que si duerme mucho, que si duerme poco, que si todo el rato enganchado a la teta, que si lleva mucho tiempo sin mamar, que si está muy arropado, que si está muy destapado, que si en mi época se hacía tal o cual…, que si ¡hija como te pones…!” etc, etc. Nadie duda que lo hacen con su mejor intención, pero a veces no se dan cuenta de que en vez de ayudar, están agobiando demasiado a una mamá que acaba de parir, y hay que respetar ese momento. Por eso, una opción es que te mantengas firme en tus decisiones y no dejar que nadie te diga lo que tienes que hacer o lo que está bien o mal.

10- Descanso con mi bebé:

También es típica la situación en la que te dicen, que les dejes al bebé para que así tú puedas descansar, cuando la mejor forma de descansar tanto tú como tu bebé es los dos juntos, tal y como lleváis haciendo 9 meses. Si os separan, tanto tus alarmas como las del bebé van a saltar y no se va a  poder producir ese descanso hasta que de nuevo estéis en contacto. Es preferible que te ayuden con las tareas del hogar a que se queden “cuidando” de tu bebé recién nacido.

Todo esto es siempre y cuando no estés deseando todo lo contrario, es decir, estar rodeada de visitas todo el día y la noche, el barullo, las opiniones gratuitas, etc, (opción bastante rara en una mamá que acaba de dar a luz, es más no conozco a ninguna que quiera esa situación…) Si ese es tu caso, haz como si no hubieses leído nada jeje.

Estas son mis últimas 5 recomendaciones, puedes leer las 5 primeras aquí. Si se te ocurre alguna más, no dudes en comentarla.

 

Y no olvides que puedes suscribirte al blog para no perderte nada

10 recomendaciones para gestionar las visitas tras dar a luz (Parte I)

Cuando se acerca la hora de dar a luz, una de las cosas que sabemos que van a ocurrir, y además habitualmente, queremos que ocurran, son las visitas. Pero queremos que ocurran de forma ordenada y sin dejar de respetar nuestras decisiones y necesidades.

Por supuesto a todas nos gusta que nos pregunten como estamos, que se preocupen de nosotras y de nuestro bebé, y además tenemos metido en la cabeza que no debemos “quedar mal” socialmente hablando.

Pero claro, en esos momentos lo último que nos apetece es estar “disponibles”, decentes y encantadoras. Lo que nos apetece es descansar, y estar con nuestro bebé, que por cierto también ha tenido su trabajo de parto y también necesita descansar.

Por eso os traigo estas recomendaciones que seguro os van a ayudar a la hora de las visitas:multitud simpsons ps

1- Anticipa a familiares y amigos:

Antes del parto, puedes ir dejando claro tanto a amigos íntimos como a familiares lo que quieres y lo que no quieres, y asegúrate de que ellos lo entienden. Además puedes pedirles que se encarguen de transmitir tus deseos al resto de posibles visitas.

2- Decide previamente quien quieres que vaya al hospital y quien a casa:

Seguramente no te guste recibir en el hospital a “tu tía la del pueblo” que va a venir a pasar la tarde y a apretar los mofletes de tu bebé sin dejar de hablar… Para evitar esto, lo que puedes hacer, es no decir que has dado a luz nada más que a los más allegados, y ya una vez estés en casa avisar al resto.

3- No más de 2-3 personas:

Tanto en el hospital como en casa pide que no haya más de 2-3 personas a la vez, así evitarás agobios y ambientes cargados. Además evitarás que se formen grupitos de charla y que se tiren todo el día de cháchara.

4- Avisar antes de visitar:

Una buena forma de controlar la llegada masiva de visitas, es pidiendo que antes de aparecer, te avisen, bueno no que te avisen, si no que te “pidan permiso”. Y si no te apetece, o sabes que habrá más gente, no dudes en explicar que no es el mejor momento, y que en cuanto tengas un rato para ellos, tú les avisas.

5- No ejerzas de anfitriona:

Sobre todo en casa, ya que en el hospital poco tienes que ofrecer… No deberías preocuparte de tener refrescos en la nevera, o patatitas para las visitas, ni café recién hecho. Preocúpate de tu bebé y de tí misma. Si alguien quiere tomar algo en tu casa que lo traiga, o mejor que no traiga nada así la visita se reduce en el tiempo. La visita se supone que viene a acompañarte en ese momento tan especial que estás viviendo, no debe venir a pasar la tarde.

 

Estas son las primeras 5 recomendaciones, puedes leer las 5 siguientes aqui. Si se te ocurre alguna más, no dudes en comentarla.

Y no olvides que puedes suscribirte al blog para no perderte nada